Barcino presenta la serigrafía digital, una técnica que permite imprimir y personalizar cualquier objeto

/COMUNICAE/

La impresión en el siglo XXI ha dado un triple salto con el paso del 2D al 3D: hoy no solo se pueden imprimir (crear) objetos 3D por adición, sino que además se pueden imprimir sobre objetos 3D (ya existentes), una innovación mucho menos comentada pero igualmente revolucionaria

La digitalización y su impacto en la impresión
La impresión digital permitió prescindir de placas o fotolitos, dando lugar a la impresión directa sobre papel. La ventaja principal era el coste: ya no hacía falta maquinaria ni procesos complejos, planchas o fotolitos; el coste de “entrada en maquina” pasaba a ser cero, y el plazo de impresión inmediato.

Hasta ahí todo perfecto, sino fuera por un pequeño detalle: se podía imprimir a ‘coste ridículo’, pero solo en papel.

Impresión sobre otros materiales: la serigrafía
La serigrafía logró imprimir sobre superficies distintas al papel sustituyendo placas y fotolitos por mallas, pero el proceso era muy laborioso. A pesar de ello su uso se ha extendido mucho, y se vive rodeados de objetos cotidianos impresos mediante serigrafía, por ejemplo todos los logotipos que se ven en los electrodomésticos o equipos electrónicos.

Sin embargo, el límite seguía existiendo: la serigrafía estaba limitada a tiradas largas, tenía costes iniciales, no se podía imprimir una sola unidad rápido y a un precio razonable.

La serigrafía digital o impresión sobre 3D
La serigrafía digital ofrece lo mejor de la serigrafía y lo mejor de la impresión digital: permite serigrafiar objetos de uno en uno, sin costes iniciales. La clave está en la tecnología, un equipo híbrido entre un plotter y una impresora 3D que, una vez programado con el mapeado del objeto a imprimir, imprime el diseño sobre el objeto mediante un cabezal móvil. Se imprime sobre un objeto ya creado, y “se pinta” sobre una superficie 3D.

La flexibilidad de esta tecnología es enorme, sobre todo para PYMES y autónomos que no solían llegar al volumen mínimo que requiere la serigrafía tradicional.

¿Qué se puede imprimir en serigrafía digital 3D?
Victor Belluda, director de Barcino, una imprenta de Barcelona pionera en serigrafía digital, comenta que se pueden hacer tiradas muy cortas de 2 o 3 unidades, y además personalizar la impresión para imprimir algo diferente sobre cada objeto. Muchas empresas lo piden para personalizar sus regalos de Navidad o su merchandising: se pueden imprimir por ejemplo tazas o agendas con el logotipo de la empresa y el nombre de cada trabajador, baterías para recargar el móvil, objetos de escritorio como cubiletes de bolis o grapadoras y lo que sea.

Pequeñas empresas pueden serigrafiar su logotipo y el nombre del producto a las carcasas de sus equipos en tiradas pequeñas a muy bajo coste; hoteles pueden serigrafiar sus paraguas etc. Las aplicaciones en congresos, bodas y demás eventos son ilimitadas.

Y en general cualquier persona puede serigrafiar por ejemplo las carcasas del móvil, serigrafiar su cartera o billetera, los tarros de vidrio de la cocina etc. Cualquier cosa es posible, con la ventaja de que se puede tener en 24 horas y a un coste muy asequible. De este modo, regalar algo diferente y único está al alcance de cualquiera.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico