Tatuarse en verano, por Circe Tattoo

/COMUNICAE/

Tatuarse en verano, por Circe Tattoo

El periodo veraniego es el mejor momento para lucir los dibujos de la piel, pero quizás no es el mejor momento para hacerse un tatuaje. Circe Tattoo tiene la respuesta a esta incógnita que se hace la mayoría de la gente que se tatúa y da consejos sobre cómo cuidar un tatuaje nuevo en verano

Aunque no tiene por qué ser peligroso tatuarse en verano, sí puede impedir que los procesos de cicatrización de la piel se lleve a cabo de manera correcta. Durante el verano la piel se ve expuesta a factores de riesgo que entorpecen e incluso obstaculizan la cicatrización de la piel. Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), la falta de cicatrización podría perjudicar gravemente la salud ya que las posibilidades de contraer infecciones cutáneas, hepatitis B y C, Sida, tétanos, tuberculosis, queloides o alergias son mucho mayores.

¿Tatuarse en verano es una buena idea? Tatuarse en la época estival no tiene porque llevar ningún riesgo si uno puede aguantar sin darse un baño o exponerse al sol durante las dos primeras semanas después de haberse hecho el tatuaje. Sin embargo, bañarse y tomar el sol no tiene porque ser un factor que empeore la cicatrización del tatuaje si se toman ciertas precauciones y cuidados.

Para comenzar habría que analizar los factores de riesgo. El sol es uno de ellos. Exponer una cicatriz al sol puede provocar la hiperpigmentación. De la misma manera ocurre con un tatuaje. Además, las altas temperaturas hacen que la piel transpire en exceso y esa sudoración puede provocar que la cicatriz o heridas se humedezcan y no puedan cerrarse o curarse bien.

El agua es otro factor de riesgo que tiene que ver con lo anterior: al humedecerse, la herida no cierra bien o no cicatriza correctamente. Sin embargo, también hay que tener en cuenta las bacterias del agua. Por eso lo mejor es evitar los baños en la piscina hasta que el tatuaje cicatrice bien.

Pero el consejo más importante que da Circe Tattoo es evitar la exposición del tatuaje en proceso de curación al sol ya que muchos estudios han demostrado que la tinta de la piel en contacto con los rayos UVA y la fotoexposicón pueden originar tumores en las zonas tatuadas. Además, el tatuaje puede estropearse y disminuir la intensidad de los colores. La crema solar es un remedio muy recomendable e importante para evitar estos problemas.

Circe Tattoo también recomienda tapar de tatuaje con una venda durante las 24 horas siguientes. Lo mejor es que la venda sea antiadherente para que a la hora de retirarla ea más sencillo. También es recomendable utilizar una pomada antibiótica para evitar cualquier infección. Cuando el tatuaje esté ya curado lo mejor es hidratar bien la piel.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico